09/09/2016

¿Cómo funciona la terapia de pareja?


Terapia de parella a tarragona

Cada vez que una persona de mi entorno descubre que soy psicóloga, llueven dudas y preguntas diferentes. Y si comento que lo mío es la terapia de pareja, todavía son más los interrogantes.

“¿Así que eres psicóloga?, ahhh, yo no creo en los psicólogos

No sé cuántas veces he oído esta frase cuando tengo que hablar de mi profesión y cada vez que la escucho me sorprende y porque negarlo, me da un poco de rabia también. Luego viene el:

“bueno para los niños igual va bien pero los psicólogos de pareja, eso ya no lo entiendo. O te lo arreglas tú o no hay quien lo arregle”. En fin, cada uno con sus creencias…

Me llama la atención porque no soy la líder de una secta espiritual, ni vendo ninguna religión y no entiendo qué tiene que ver la psicología con la fe. Supongo que para mucha gente lo que pasa en la consulta del psicólogo es tan misterioso que el hecho de que funcione o no parece que depende de alguna fuerza oculta. O crees o no crees y supongo que si no crees no funcionará la terapia ¿no?

Nos cuesta poco confiar en otros profesionales como los mecánicos cuando se nos estropea el coche, los médicos cuando estamos enfermos o los dietistas cuando queremos perder peso, pero con los psicólogos de pareja ya es otro tema.

¿Qué se hace en terapia de pareja?

Lo que sucede en la consulta del psicólogo no es tan misterioso como parece. De hecho a grandes rasgos es muy similar a lo que sucede en la consulta del médico. Por ejemplo cuando vamos a ver a un médico, entramos en su despacho y lo primero que hace es saludarnos y preguntarnos qué es lo que nos pasa.

Los psicólogos hacemos algo muy parecido, empezamos intentando que la persona o las personas que nos consultan se sientan cómod@s y enseguida nos interesamos por lo que les ha traído a nuestra consulta. Algunas de las preguntas más habituales que hago son:

  • ¿Cómo habéis tomado la decisión de venir a la consulta?
  • ¿Cuál de los dos pensó que la terapia de pareja os podía ser útil?
  • ¿Qué es lo que más os preocupa en este momento?
  • ¿En qué creéis que os puedo ayudar?.

Hasta aquí poco misterio, ¿no?

¿Y qué pasa después de contar lo que nos preocupa?

Siguiendo con el paralelismo con la visita al médico, después de explicarle al doctor qué es lo que nos duele y lo que nos preocupa puede pasar varias cosas:

- Que el médico vea claro el diagnóstico y cuál es la posible solución. Si es así decidirá si es necesario o no el tratamiento y cuál es la intervención más adecuada.

- Que el médico crea que hay varios diagnósticos posibles y que necesite hacer pruebas para decidir cuál es el diagnóstico más acertado.

- Que el médico considere que por las características de la situación, es necesaria la consulta con un especialista como el cardiólogo, el traumatólogo, el psiquiatra…

Pues con los psicólogos de pareja pasa tres cuartos de lo mismo. Dos ejemplos que me he encontrado haciendo terapia de pareja en Barcelona podrían ser:

Una pareja que consulta porque en los últimos meses discuten a menudo, cualquier cosa se convierte en un problema y les cuesta encontrar una solución que sea buena para los dos. Le han estado dando vueltas y creen que un psicólogo les puede ayudar a atravesar esta crisis.
Este es un buen punto de partida para empezar la terapia. En las siguientes sesiones, en lugar de usar radiografías y resonancias, usaremos la entrevista, o bien algún cuestionario o test que nos ayude a entender el sentido que tiene esta crisis y su gravedad. Veremos si la pareja tiene unos buenos cimientos y se trata de hacer alguna reparación menor o si los cimientos también están afectados y la reforma se tiene que hacer en profundidad.

En otro caso en la primera visita podemos detectar algún problema que se debe abordar antes de continuar con la terapia de pareja como por ejemplo que exista una depresión grave o una adicción al alcohol o a alguna droga. En estos casos es importante a resolver estas situaciones antes o al mismo tiempo que se hace la terapia de pareja.

Vale, ya veo que se habla mucho pero ¿solo con esto ya vamos a mejorar?

Pues no, solo hablando no lo vas a solucionar. Pero vuestra conversación no va a ser la misma que tendríais en casa o en el bar. Para empezar hay una tercera persona presente (el psicólogo de pareja) y ya solo por esto es muy posible que no os enfadéis tanto como en casa y que vengáis más dispuestos a dejaros llevar.

En terapia de pareja os enseñaremos muchas cosas, dependiendo claro está de lo que os esté sucediendo. Por ejemplo:

  • Aprender a escuchar de verdad. Dejando que el otro pueda hablar, respirando para no tomártelo como algo personal y dejando que pueda expresarse sin miedo a cómo te lo vas a tomar
  • Volver a revisar la historia de tu familia para descubrir las raíces de quién eres y las relaciones y las historias que te han hecho como eres hoy. Y por supuesto también escuchar la historia de tu pareja para entender también cuáles son las historias que le han convertido en quién es
  • Aprender a expresar cómo te sientes, qué necesitas, a pedir ayuda, a poner límites… a expresarte y no esconderte ante la persona que has elegido para compartir tu vida. Esto no significa que tu pareja vaya a complacer todos tus deseos pero sí que por lo menos estará al corriente de lo que esperas.
  • Aprender a negociar, a resolver los conflictos sin evitarlos pero de forma constructiva que os permita llegar a acuerdos positivos para los dos.
  • Gestionar las relaciones con las familias de cada uno, los temas relacionados con el dinero, los hijos, el tiempo de ocio, las tareas del hogar… estos suelen ser los temas más conflictivos en las parejas y hay que ir buscando la forma de afrontarlos en común.

Y muchas otras cosas más, nada mágico ni misterioro ¿no te parece? Si quieres saber más de lo que se hace en las sesiones de terapia no te pierdas este vídeo en el que te doy más detalles o pásate por mi blog en el que encontrarás artículos sobre relaciones de pareja.

© 2017